jueves, 8 de noviembre de 2007

Adiós

Cuando tenga el coraje
De asaltarte sin peros que valgan
Obviar el apretón de manos
El abrazo de siempre
La mirada acongojada
Y robe un beso, de esa boca tuya

Entonces, solo entonces,
Tendré también el suficiente valor, para dejarte ir…

Hasta entonces, mi amor
Hasta que llegue ese día,
Un hasta luego
Un nos vemos
Un hasta pronto
Distanciará mi camino, del camino tuyo

Entonces, solo entonces,
Tendré también las agallas necesarias, para decirte adiós.

2 comentarios:

[f] dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
la de la casa nueva dijo...

Es que es así, siempre hace falta un adios bien dado, una certeza de que es el último, pero hacerlo bien...

Pero estás de vuelta amiga, me alegra, te lo dije, es buena terapia.

Aun nos debemos el café
:)